En un remoto lugar de Queensland, en Australia, los científicos llevan tiempo trabajando en un misterio que se remonta 100 millones de años, en pleno Cretácico. Cientos de animales prehistóricos que huyeron a través del fango, en la única estampida de dinosaurios conocida por el hombre.

Deja un comentario